Gente toxica vista desde Un Curso de Milagros

Esta mañana al entrar en el facebook he visto que en uno de mis grupos de Un Curso de Milagros compartían un pequeño artículo sobre “gente toxica” con lo que me llevo a reflexionar para hacer este artículo.


Primero de todo, recordarte que soy un estudiante de Un Curso de Milagros y que comparto mi práctica contigo antes de leer este articulo quiero que sepas que en ningún momento quiero atentar contra las creencias de la gente en creer que hay gente toxica, si lo crees lo respeto y si no lo crees también lo respeto, solo enfoco mi punto de vista como estudiante de Un Curso de Milagros.

Si partimos en que todos somos cuerpos, estamos haciendo que la separación sea real y más si a estos cuerpos le añadimos un valor como el de persona toxica aun incrementamos más el hacer real este mundo de separación.

En Cielo (estado mental) no hay jerarquías, ni separaciones ni tan solo diferencias, todos somos uno, por eso nos recuerda el curso:

“Todo el significado que tú le confieres al mundo externo tiene que reflejar, por lo tanto, lo que viste dentro de ti, o mejor dicho, si es que realmente viste o simplemente emitiste un juicio en contra de lo que viste.” C-20.VIII.10:3   

Si veis alguien que te ofende o que te ataca es que dentro de ti hay una culpa que no has sanado aun, no porque esa persona sea toxica por eso míralo con los ojos de la inocencia, usa la visión que se nos da para ver aquella persona que has considerado toxica o baja de energía como un ser totalmente inocente.

“Nada puede mostrar mejor este contraste que la experiencia de ambas relaciones, la santa o la no santa. La primera se basa en el amor, y descansa sobre él serena e imperturbada.” C-20:VI.2:2

Por eso mira con los ojos del amor y no con las del ego. Porque al ser todos Uno, ves en él lo que ves en ti porque todo está a nivel inconsciente, emitir un falso juicio sobre tu hermano es que tú seas tu propio juez y te juzgues a ti mismo por algo que no está allí.

Recuerda que el único juicio es este:

“Éste es el Juicio Final de Dios: “Tú sigues siendo Mi santo Hijo, por siempre inocente, por siempre amoroso y por siempre amado, tan ilimitado como tu Creador, absolutamente inmutable y por siempre inmaculado. Despierta, pues, y regresa a Mí Yo soy tu Padre y tú Mi Hijo.” L-segunda parte.10.5   

Si tu eres inocente y amoroso y siempre amado, tu hermano también, no juzgues si es toxico o no, simplemente mira su inocencia con los ojos del Ser y allí encontraras la paz que tanto deseabas y que los juicios no te dejaban ver.