Cuando pierdes contacto con la quietud interior

"Cuando pierdes contacto con la quietud interior, pierdes contacto contigo mismo. Cuando pierdes contacto contigo mismo te pierdes en el mundo. Tu sentido más interno de ti mismo, tu sentido de quién eres, es inseparable de la quietud. Ese es el Yo Soy que es más profundo que el nombre y la forma."


Eckhart Tolle

Hay una lección en el libro de ejercicios que dice así:

“Que mi mente esté en paz y que todos mis pensamientos se aquieten.” L-221   

Esta lección me ha recordado mucho a la cita de Eckhart Tolle, porque cuando perdemos la quietud interior, te pierdes en el mundo, tu sentido más interno de ti mismo y tu sentido de quien eres que es inseparable a la quietud como nos dice Eckhart.

La naturaleza de tu mente es la de la quietud, la de la paz interior, la del Amor, pero muchas veces perdemos esta quietud interna cuando escogemos al maestro equivocado, un maestro que es una sombra, que nos hace ver en la oscuridad y allí separar a nuestros hermanos del Uno, por eso hay que ir deshaciéndolo, pero hay que tener paciencia porque lo tenemos muy arraigado y en ocasiones como estudiantes tocamos en lo más fondo de esta “oscuridad”(mente errada) pero el Curso nos recuerda que hay otro Maestro en nosotros que es el Espíritu Santo (Mente Recta) y que nos ayuda a recordarnos que “…es inseparable de la quietud.” Como nos dice Eckhart y que está en lo más profundo de nosotros, donde reside la paz y el amor

Únete en el silencio, únete al amor que nunca se separo de ti, porque la separación fue una mera ilusión de nuestra mente y por eso sufrimos y vemos separación y pecado en todos los lados. Usa el perdón como camino a tu felicidad y perdona los símbolos que veas, personas, situaciones que te pasen en la vida porque al único que estarás perdonando eres a ti mismo. 

Recuerda esto:

El juicio condena y el perdón te libera.

Úsalo para que el “…Yo soy que es más profundo que el nombre y la forma.” Pueda relucir en tu mirada, en tus acciones, en una sonrisa y tu internamente sentir esta paz que no es de este mundo o el Reino de los Cielos porque está dentro de ti, nunca se ha ido.

Un abrazote!