Diario de la paz interior - 26 de octubre del 2016

Cuando mi mente no está en calma, elijo de nuevo.

Elijo ver las cosas de otra manera, de otra prospectiva.

¿Qué gano viendo con los ojos del pasado? Dolor, sufrimiento y ansiedad.  Dejo que se me indique como tengo que ver esta situación o a esta persona desde un elegir de nuevo a si mi mente empieza a reconocer su naturaleza, su herencia natural y abandono toda idea de separación.


Tengo el poder de elegir que deseo ver en cada momento y a que maestro seguir ¿Amor o miedo? ¿Unidad o separación? ¿Abundancia o carencia? Todo está en mi mente.