No sé absolutamente nada sobre el futuro

No sé absolutamente nada sobre el futuro, no se hacia donde me tengo que dirigir ni que tengo que hacer, antes pensaba que sí.

Antes creía que sabía lo que me iba a suceder durante el día o incluso durante la semana, incluso llego una época que pensaba que sabría lo que me ocurriría durante el año, pero caí en la trampa de querer prever mi futuro y sobretodo de intentar controlarlo.

Ahora contemplo el futuro como algo que forma parte de mi presente, porque pasado, presente y futuro están sucediendo al mismo tiempo, pero el único tiempo que nos recuerda la eternidad es el momento presente.



Muchas veces la mente intentara aferrarse a un pensamiento acerca del futuro, pero va bien estar atento a ese pensamiento e ir quitándole la fuerza que tiene, quitándole significado le quitas esa fuerza.

Pensar en el futuro es pensar en nada, piénsalo por un momento, es una imagen que proyecta tu mente y le da vida, esa imagen se va alimentando cada vez más hasta que incluso creas un ídolo de ella y esperas con ansias a que suceda eso que estas pensando, también lo que provoca es que creas en una felicidad futura y te olvides completamente de la felicidad del momento presente donde todos esos castillos construidos por la mente se desvanecen uno por uno.


Recuerda en que desconoces totalmente tu futuro y el guion de este mundo, esto te llevara paz y esa ansiedad que tanto te atormentaba desaparecerá al recuerdo del eterno presente, donde el tiempo lineal se desvanece por completo.