Viviendo en el pasado

Pregunta:

“Hola! Gracias por los consejos en realidad me había servido y e empezado a leer el libro la desaparición del universo me es mucho más fácil de compre que el curso, en realidad estoy muy confundida, asustada, triste, y viviendo en el pasado y es algo que ya no quiero, por más que intento trascenderlo estoy atorada, espero que con el avanzar de los ejercicios se valla acomodando todo pues apenas comencé. 

Gracias por tu aporte!”

Respuesta:

Mientras suena de fondo en mi habitación un poco de Rock’n’Roll, respondo tu pregunta.

Estas viviendo en el pasado porque aun le estas dando vida.

La lección 8 del libro de ejercicios de Un Curso de Milagros nos recuerda “Mi mente está absorbida con pensamientos del pasado.”

Tu mente aun esta absorbida por esos pensamientos del pasado, ha olvidado por completo el Eterno presente para sumergirse en un pasado que no está aquí.

El Curso nos dice en la misma lección:

“El hecho de que la mente esté absorbida con el pasado es la causa del concepto erróneo acerca del tiempo de que adolece tu visión. Tu mente no puede captar el presente, que es el único tiempo que hay. Por consiguiente no puede entender el tiempo, y, de hecho no puede entender nada.”

El único tiempo que hay es el presente, pero tu mente que esta tan absorbida por el pasado que no puede ver lo que está sucediendo ahora mismo, en este instante.

Es como si creara una película del pasado en tu propia mente, pero esa película es totalmente ficticia, no existe.

Pero poco a poco recuerda el momento presente o el eterno presente, en ti hay una luz que se mantiene siempre en el Eterno presente.

Esta luz es el Maestro Interno que no ve ni pasado ni futuro, solamente te contempla en el Eterno presente.

Estas empezando a confiar en el Maestro Interno y es muy normal que aun te vengan pensamientos del pasado en tu mente.

Por eso puedes repetir para tus adentros:

Perdono el pasado que hay en mi mente.

Perdono el pasado que estoy proyectando hacia esta persona (nombre).

Perdono el pasado de esta situación.



Un abrazote,


Antheis